Pienso, luego comparto

AGO, 20, 2017 | - Por Carlos Arellano

Carlos Arellano


Una red social en Internet es un sitio conformado por comunidades de individuos que comparten intereses en común; su fin es el intercambio de información (imágenes, videos, textos, documentos). El creciente acceso a Internet, a consecuencia de las políticas de estado e inversiones públicas y privadas, permitió un mayor acceso a estas redes que hoy representan un mundo virtual sin restricciones. Los programas de mensajería instantánea (WhatsApp, Telegram, Tango) son parte del mundo virtual en el que las comunicaciones encontraron distintas maneras de intercambiar mensajes.
 

Internet representa un extenso enclave en la construcción de la identidad y popularidad digital de los usuarios; es posible alcanzar la anhelada popularidad al compartir contenido de interés en alguna red, con el afán, incluso enfermizo, de captar ‘likes’ y seguidores. El deseo de buscar la “fama digital” ha restado en usuarios el sentido común, limitando su participación a un espacio exclusivamente digital; claros ejemplos fueron las transmisiones en vivo de tragedias suscitadas recientemente (Usuarios que transmitieron los atentados terroristas en Barcelona) o videos ‘off-line’ de accidentes automovilísticos (Incluso reproducidos por prestigiosos medios de comunicación).
 

La fácil accesibilidad a las redes sociales, en innumerables ocasiones, convirtieron a los usuarios en emisores o receptores de contenido agresivo y ofensivo: cadáveres en carreteras, videos sexuales de reconocidos personajes que vulneran las fronteras entre lo público y lo privado y más; este tipo de contenido constituye una agresión e insulto a la memoria de las víctimas, a sus protagonistas y familias; acciones inhumanas que pretenden justificarse en conseguir una visibilidad efímera en un mundo virtual.
 

Compartir un video de un accidente de tránsito no reducirá la siniestralidad en las vías, aumentará el dolor de las familias; un video de contenido sexual de un personaje, con o sin reconocimiento social, irrespeta el derecho a la intimidad y buen nombre de los involucrados. ¡Qué el morbo no reste nuestra capacidad de discernimiento y sentido común! Pienso, luego comparto.

 

COMENTA CON EL AUTOR

www.lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Clima y género

| La situación en la que el mundo está atravesando por el cambio climático es responsabilidad de todos sin excepción alguna, pero como es de imaginarse las diferencias entre géneros es siempre compleja haciendo más agradable la convivencia entre sí, a pesar de sus desacuerdos;

La vida da vueltas

| ‘Que la vida da vueltas’ es un decir que muchas veces es certeza. En estos días se suceden con insistencia, calificativos dichos con amargo resentimiento: “se usa a la Contraloría para perseguir políticamente” o “…utilizan a los entes de control para perseguirnos…”, son dos de las afirmaciones predilectas; o, que “han politizado la justicia” se repite sin cesar. A estas afirmaciones, a las que los interesados las dan categoría de verdad absoluta, se suman palabras dichas con remordimiento de sus musculos faciales: que hay persecución, hostigamiento, que abundan las mentiras.

El ‘nudo’ político

00:15 | | Los riesgos de que un partido tenga tanto peso en nuestra política se hacen evidentes.

Crónica de un regreso anunciado

00:10 | | En el período más álgido para el actual mandatario, Correa anuncia su regreso al Ecuador y ahora la cuesta en subida parece ser más ardua para Moreno.

¿Quién entiende?

00:05 | | Si no fuera por el nuevo estilo de gobierno impuesto por el presidente Moreno que dio paso a los diálogos y al respeto a las opiniones ajenas.

Una publicación compartida de Diario La Hora (@lahoraec) el