Consulta, ¡ya!

SEP, 21, 2017 | 00:05

Paco Moncayo Gallegos

En octubre de 2016  el Acuerdo Nacional por el Cambio, expresión plural y democrática de organizaciones  sociales y políticas progresistas, consideró necesario debatir y acordar un Plan de Gobierno, antes de tratar el tema de las candidaturas. Sirvieron como insumos  los proyectos presentados por varios participantes. El diagnóstico era coincidente: el  caudillismo clientelar y autoritario afectó a los fundamentos esenciales de la democracia mediante el control de las funciones del Estado y la desmovilización de la participación ciudadana; el sistema de representación política se degradó para instalar un modelo de partido único, mediante el control de la Función Electoral y patrocinando la proliferación de movimientos y partidos políticos débiles y no ideológicos y la corrupción campeaba en la administración, protegida por políticas públicas que amparaban la impunidad.

Para corregir esta deplorable situación, el Acuerdo  estableció el restablecimiento de una democracia plena, política, social, económica y territorial; consolidar un Estado constitucional de derecho con división e independencia de los poderes del Estado; reforma del sistema de partidos  y de la función de control electoral, que permita una expresión libre y respetada de la voluntad popular;  fortalecimiento de la participación ciudadana como una forma de enriquecer la democracia, asegurando la  autonomía  de la sociedad civil para organizarse y expresarse; supresión de las organizaciones paraestatales creadas por el régimen; promoción  de la ética pública y la lucha contra la corrupción con autoridades de control independientes; administración democrática de las empresas públicas y  la creación de comisiones cívicas contra la corrupción.

Para esta monumental tarea se requería reformas inmediatas a normas constitucionales y legales. El debate se centró en la forma de lograrlo. Enrique Ayala Mora planteó la necesidad de una Constituyente y otros pensamos que, dadas las circunstancias, sería preferible una consulta para, de manera quirúrgica, cortar por lo sano el cáncer del caudillismo que había impedido el desarrollo material y espiritual del pueblo ecuatoriano en una década desperdiciada. 

 

mconsultores2000@gmail.com

 


 

Más Noticias De Opinión

Ciudadanía planetaria

| La señora Rigoberta Menchú en la conferencia magistral que ofreció el viernes pasado, dentro del ‘Foro Internacional Construyendo Ciudadanía Planetaria’, magníficamente organizado por la Universidad Técnica de Ambato, ha mencionado elementos fundamentales para llegar a ser esa clase de ciudadanía, con la sencillez que adorna a los seres que ya están allí, un poco lejos de la convulsión interna que agobia a quienes todavía no empiezan a creer y que se resisten a actuar enredados en lenguajes y expresiones mediáticas, productos de sus títulos académicos, que lamentablemente, no son receptados por aquellos grupos que han dejado de creer en si mismos y en el país.

El tamaño del Estado

| Según el concepto liberal, el mercado es el supremo regulador no solo de la economía sino en general de la organización social; de ahí que los más radicales, bajo la idea del “dejar hacer, dejar pasar”, consideran que la propia comunidad cuenta con mecanismos propios de regulación que permitirían mantener un cierto equilibrio social; no obstante, la realidad en aquellos espacios en los que se ha pretendido la vigencia de estos postulados, ha derivado en la acumulación de riqueza en muy pocas manos y la existencia de amplios sectores poblacionales en situaciones de pobreza; por ello, para establecer los equilibrios necesarios frente a la idea liberal, resulta absolutamente indispensable la acción moderadora del Estado.

El maratón parlamentario

00:15 | | Ver para creer es la primera reacción de quien se entera de que  la Asamblea Nacional evaluará 28 proyectos de leyes en los próximos 12 meses.

Esos estudiantes

00:10 | | Becar a nuestros mejores estudiantes para que se formaran en los mejores centros del mundo parecía algo innegablemente benévolo.

Cierta verdad

00:05 | | No se puede decir que Rafael Correa pasó por nuestra Historia como un suspiro imperceptible. Si bien es cierto aquello de que “el Ecuador ya cambió”.

GALERIA DE VIDEOS

       

COLUMNISTAS