Lecciones del mundial

JUL, 18, 2018 | - Por Ángel Polibio Chaves

Ángel Polibio Chaves

Todavía resuena la explosión de júbilo del gol o la expectativa angustiosa a la hora de definir las distintas fases del campeonato por pénales; mas, hay algunos aspectos que escapan a la emoción vivida en la cancha, pues alrededor de ella, ocurrieron hechos que vale la pena rescatar como verdaderas lecciones.

Los aficionados del Japón, cada vez que concluía un encuentro al que habían asistido, llevaban consigo los desperdicios y envases de la comida o las bebidas que habían consumido  y cuando concluyó su participación en el evento, en el camerino, que aparecía con una limpieza impecable, sus jugadores dejaron un simple mensaje : GRACIAS. Es posible que aquel reconocimiento haya estado dirigido a los organizadores, al público o al pueblo ruso que les había propiciado su hospitalidad en las sedes a las que debieron concurrir; es posible que fuera dedicado al pueblo nipón, al que tan gallardamente representaron, a su entrenador y equipo técnico y de asistencia, o simplemente al público, pero su presencia en los estadios, en los camerinos o en las calles y plazas de la distintas ciudades rusas, evidenciaron algo que tiene una enorme significación: una conducta colectiva que responde a un elevado nivel de educación.

El abrazo de los jugadores luego de los partidos, demostraba que más allá del resultado, lo importante fue dejar en la cancha lo mejor de cada uno de ellos y sobre todo, que pese a muchas diferencias, es posible el encuentro amigable de los seres humanos.

Hay pueblos que evidencian un gran nivel de educación en gestos que parecen intrascendentes, y así mismo, hay gestos que  pueden proyectar enormes posibilidades de entendimiento en un mundo agobiado por la violencia. La educación, la paz y el entendimiento social, deben constituirse en un imperativo para nuestro pueblo.

COMENTA CON EL AUTOR

DIARIO LA HORA

Más Noticias De Opinión

‘Bomba’ a punto de estallar

00:20 | | La decisión del gobierno correísta de dar asilo a Julian Assange en la Embajada en Londres tuvo un error básico de cálculo: no valoró nunca, ni siquiera imaginó,  su controvertida, conflictiva, anómala y hasta patológica conducta.

De venganzas y devengantes

00:15 | | La formación continua forma parte de la vida de los médicos. La propia naturaleza de la profesión, los adelantos tecnológicos o científicos, hacen imprescindible optar por una especialidad.

Somos más de 17 millones

00:10 | | En China, hasta hace muy poco, se penalizaba cuando una pareja tenía más de un niño.

Réplica

00:05 | | Ante el tergiversados, infundado, malintencionado y descontextualizado comentario (‘Pobres médicos’, 11 de octubre de 2018) de autoría de Pablo Izquierdo Pinos.

GALERIA DE VIDEOS