El diezmo

ENE, 14, 2019 | - Por DANIEL JEREZ

Daniel Jerez

Históricamente conocido como el impuesto del 10% de los ingresos que tiene una persona para estamentos como repúblicas, monarquías y especialmente a la iglesia, donde se enseña la importancia del diezmo y las bendiciones que provienen de la obediencia de esta ley, mismo que ha enriquecido a esos líderes en base al discurso y la palabra.

Teniendo en cuenta esta pequeña reseña histórica y de concepto, vale la pena realizar la analogía correspondiente a lo que actualmente sucede en nuestro país y ha sido noticia en los últimos meses, donde los protagonistas y pastores son los representantes del legislativo que sin diferenciar banderas, colores o al partido al que pertenecen han buscado en sus seguidores una forma de continuar enriqueciéndose en base al trabajo de los mismos, quitándoles un porcentaje de su ingreso, similar a lo que sucede con el impuesto del diezmo. Salen a la luz cada vez más casos de estos en el que algunos manifiestan como una práctica normal de la política en nuestro país.

Hoy se ve envuelta en el tema una asambleísta de nuestra provincia, quién en tiempos de campaña denunciaba a viva voz la corrupción y mala intención de los diez años del correísmo, proclamaba la transparencia y sus deseo de trabajar por los intereses de los tungurahuenses. Sin embargo, en esa dinámica politiquera, hay otros actores que empiezan hacer leña del árbol caído para en un ámbito de competencia autocalificarse como honestos y otros de muchos años con experiencia probada.

La venta de espacios de poder, puestos de trabajo es el reflejo de la  nefasta práctica política que en consecuencia termina en malas decisiones que si afectan a los ciudadanos, no solo a los que les pidieron la plata. El poder político sigue siendo el negocio rentable que también se hereda entre familiares para mantener el patrimonio, sin pensar si quiera en la colectividad que los pusieron ahí.

En estos tiempos electorales, donde la pugna empezó hace rato, es nuestro deber encontrar a las personas idóneas que nos representen, realizar un voto consiente buscando información de las caras nuevas y antiguas que aparecen en las papeletas, porque como dice un buen amigo: “El que paga para llegar, llega para robar”.

  

COMENTA CON EL AUTOR

www.lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

¿Quién teme a las feministas?

| Por el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, se celebraron varias actividades en todo el país.

Tiempo electoral

| El tiempo se termina para esas 80.000 personas que buscan alguna dignidad en los diferentes gobiernos autónomos descentralizados...

Ante una riesgosa ‘ruleta rusa’

00:15 | | El jueves entramos a una etapa de espera hasta el 24 de marzo, cuando se efectúen las elecciones seccionales.

Candidatos

00:10 | | Por su abundancia, sorprende el número de candidatos que participarán en las elecciones que se llevarán a cabo dentro de pocos días. Nunca antes hubo esta proliferación.

La importancia de ser pobres

00:05 | | Algunos analistas no se explican por qué hemos interrumpido el camino hacia convertirnos en una Venezuela, Cuba o Nicaragua y tampoco cómo nos hemos librado de Correa.