Secciones   /   Policial

Muere tras 29 días de agonía

ABR, 19, 2019 |

LUGAR. Varias manchas de sangre quedaron tras esta agresión afuera de este departamento. (Foto Archivo)

Karina C., suplicó por varias ocasiones a Dios que no deje morir a su hijo Walter Daniel M., de 21 años, pero a pesar de la fe le puso a sus rezos las múltiples heridas que sufrió el joven no le permitieron resistir y falleció.

La muerte por asesinato fue comprobada la madrugada de ayer por los galenos del Hospital Provincial Docente Ambato, quienes atendieron a la víctima desde su llegada la madrugada del 19 de marzo.

En el área de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) se dio a conocer que la víctima presentaba ocho heridas en el estómago, realizadas con un arma blanca, presumiblemente un cuchillo.

Estas tres heridas penetrantes laceraron su estómago y parte de la pelvis, por lo que a pesar de la atención médica y varias cirugías el cuerpo de Walter no resistió más y a las 00:30 de ayer falleció por un paro cardiorrespiratorio.

El levantamiento del cadáver lo realizaron peritos de la Dirección de Muertes Violentas (Dinased) de Tungurahua y los agentes de la Unidad de Criminalística, en coordinación con la Fiscalía de Flagrancia de Ambato, su cuerpo finalmente fue trasladado al Centro de Investigaciones Forenses para la necropsia de ley.

Antecedente

El 19 de marzo, Walter habría salido con su enamorada hasta el departamento de un amigo de ella, en un edificio ubicado entre la avenida Cevallos y Mera. En este lugar él conoció a Luis Alfredo C., con quien se habrían puesto a libar.

La madre del hoy occiso comentó que Luis como dueño de casa habría comenzado con juegos bruscos en contra de Walter y de manera confianzuda, como que si se hubiesen conocido toda la vida, empezó a enseñarle como se mezclaba el licor, haciéndole emborrachar hasta que el perdiera la razón. En ese entonces a la jarana se unió una amiga de Luis Alfredo quien también habría empezado a beber con ellos.

Con el paso de los minutos los juegos habrían subido de tono hasta que Luis empujó a Walter, al ver eso su enamorada trató de impedir las agresiones y se ubicó en la mitad de los dos hombres por lo que recibió un golpe que le dejó herida en la nariz.

“Posteriormente con un cuchillo él le atacó a mi hijo y de lo que yo sé fueron cinco puñaladas”, afirmó la madre del occiso.

Añadió que “a Luis la esposa lo traicionó en España y al parecer para aliviar el despecho le estaba coqueteando a la enamorada de mi hijo quien la defendió y esa podría ser la causa de la furia con la atacó a mi hijo”, afirmó.

La desconsolada madre señaló que el día de la agresión el presunto victimario, les habría dicho a las dos mujeres que presenciaron la agresión que no sean exageradas y que simplemente le tapen a Walter para que deje de sangrar.

“La enamorada le bajó del cuarto piso al primero para finalmente comunicarse con el ECU 911, entidad que coordinó con una ambulancia del Ministerio de Salud Pública y la Policía Nacional, mientras que Luis se desentendió de pedir ayuda y solamente simuló ir al rencuentro con los uniformados”, relató la Madre.

Aclaró que en las versiones rendidas a la Fiscalía, una de las amigas del dueño de casa, que llegó al último, le vio a Walter bien tomado por lo que no podía defenderse.

“Lo que pido es que el agresor lo condenen a 34 años como es la pena máxima por asesino y que le pasen a la cárcel de Latacunga donde pague esta sanción”, aseveró la mamá.

Dolor

Walter era oriundo de Guaranda pero vivía ya varios años en Ambato en la parroquia Izamba y este 5 de abril se graduaba en el colegio.

“Yo lo que quería es que mi hijo se pare de esa maldita cama y al hacerlo y verlo recuperado no quería saber nada del agresor, si le daban o no cárcel no me interesaba; pero ahora con su muerte lo que clamo es justicia”, afirmó la madre.

Finalmente la Policía Nacional le reveló a esta mujer que ahora este caso será investigado por el delito de asesinato y que serán las autoridades que sigan con esta investigación. (EV)