Después de la algarabía

JUN, 16, 2019 | 00:25 - Por FABIAN CUEVA

Fabián Cueva Jiménez     

En medio del escándalo, robo, injusticia, violencia, llegó la algarabía al país. Deportistas  ecuatorianos provocaron una pirotecnia de sentimientos con abundantes lágrimas, abrazos y besos  y por supuesto, homenajes. 

Este proceso momentáneo, lleno de explosiones, formas, luces, colores, ha culminado, las endorfinas o moléculas de la felicidad van disminuyendo, siendo inevitable pasar del festejo a la reflexión, de la felicidad a la realidad.

De Richard Carapaz se ha escrito y hablado: humilde, disciplinado, auténtico, fuerte, generoso; de todos los rasgos de su ethos: costumbres, hábitos, carácter, temperamento, personalidad, moral y desde luego, de su lugar natal, la parroquia centenaria El Carmelo y específicamente de Playa Alta.

En ese paisaje interandino: relieves de montaña, suelos con pendientes de hasta 60°, temperaturas de 8 a 14°, 700 familias y cerca de 3000 habitantes, 9% de analfabetos, 500 pobres, dedicados a la agropecuaria, con pocos establecimientos educativos, se desarrolló el campeón,  la “Locomotora del Carchi”.

Un hombre que se forjó en esos ámbitos en donde se precisa de muchos valores, que se “los requiere como el aire”, con la familia, reserva de amor al trabajo y respeto al prójimo y la escuela, con contenidos morales de la vida.

Una profesora dijo de Richard: “De niño fue activo, sencillo, educado, disciplinado”; fue, digo yo, el resultado del contexto, entorno, familia y escuela. Maestros y maestras que pusieron su corazón para ayudar a vencer las dificultades.

En el campo la geografía ayuda, también los profesores que unen a todos con su “pasada de brazo”, manera propia y real de actuar solidariamente en El Carmelo. Más allá de la algarabía, condecoraciones y ofrecimientos,  se necesita volver la atención a lugares olvidados, que  hacen patria. 


fabcueva@gmail.com
 

COMENTA CON EL AUTOR

fcueva@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Paro nacional

| El desequilibrio financiero de la patria, herencia de una turba de bandoleros políticos de la década pasada.

Ecuador duele

| Ecuador duele, y ese dolor desafía. Duele por terco y altanero, por obstinado y virulento; tiene el impulso del volcán, pero la voluntad de una roca y aunque tenga el corazón hecho cascada su fuerza se vuelve bruma del páramo, viento informe.

No es racismo

| A propósito de las últimas manifestaciones por las medidas económicas que desataron la furia de los sectores del transporte e indígenas nos quedan algunas importantes lecciones, vivimos días de zozobra.

Evo, ¿el eterno?

00:40 | | Bolivia ha vivido en los últimos meses una intensa campaña electoral. Seguramente la más compleja de las últimas dos décadas.

La paz no se conquista a patadas

00:35 | | Quito sitiada. Como Siria, cualquier ciudad venezolana o Nueva York el 11 de septiembre del 2001 (con edificio destruido). Todo en 12 días de terror. Una violencia vandálica y una barbarie injustificada, nunca vistas en el país. 

¡Vándalos!

00:30 | | Vándalo es quien destruye, daña y fractura sin importar las consecuencias.

¿Quito herida y el paro?

00:25 | | Quito llora y reconstruye: “Dale limosna mujer que no hay en la vida nada como la pena de ser ciego en Granada”.

Rebelión y barbarie

00:20 | | La hecatombe de octubre 2019 representa, en la historia, 11 días violentos de fracaso y gloria para derogar el Decreto 883 que pretendía la eliminación de subsidios a los combustibles y subía en efecto los precios de los alimentos.

Impunidad vs paz

00:15 | | Sobre la impunidad no se construye la paz, como tampoco es posible hacer desaparecer la grieta por decreto presidencial.

Las debilidades

00:10 | | Los últimos acontecimientos: violentos, destructores, terroristas, nos hicieron recordar otros pero justos levantamientos indígenas en siglos antes del XX.

¡Habemus paz!

00:05 | | La Comisión de Derechos Humanos de la ONU apela contra el uso excesivo de la fuerza policial.

COLUMNISTAS