Veneno en el alma

JUL, 16, 2019 | - Por Andrés Panchano

Andrés Pachano​

“El veneno está en el alma”, lo leí en una página de una red social.

Y si… es la mejor definición para graficar de manera lacerante un hecho demoníaco ocurrido la semana pasada en Quito, cuando seres que –seguramente- llevan incrustado el veneno purulento de la sinrazón que intoxica sus cerebros. Entes embriagados de sevicia, de crueldad desbordada, han donado a albergues para perros recogidos de la calle, alimento envenenado que ha causado la muerte de decenas de perros solitarios ávidos de cariño. Y es que es inentendible la acción. ¿Cuál la razón?, ¿cuál el motivo?; ¿qué es lo que impulsa a estos entes desvariados a acometer un  hecho de esta manera?, execrable desde todo punto de vista.

Ha sido un ataque del odio dirigido a la buena fe; quiero entender que es el resultado de una aversión social en contra de la sana y correcta convivencia; el hecho demuestra abominación a los claros preceptos del amor a los seres vivos, aborrecimiento al sano comprometimiento solidario con los estamentos y con la vida. Lo realizado no tiene nombre, se han mofado de la sinceridad de la gente y de sus afanes solidarios.

Entiendo el concepto de “alma” como el principio simple que da forma y organiza la dinamia sensitiva e intelectual de la vida, como la sustancia, como la parte principal de la condición humana, como el instinto positivo que anima a los humanos y más no desde una acepción metafísica que la entiende –al “alma”- como una condición espiritual e inmortal de los seres. Así la entiendo, por eso es que no comprendo como en estos entes, estén ausentes de su intelecto aquellas condiciones y que en su lugar se haya acunado en el nido de sus “almas” el odio y la crueldad, que ha dirigido su acción bajo el disfraz cruel de una falsa benevolencia, desde una clandestina cobardía, para donar –repito- bajo una supuesta filantropía- el veneno, escondiendo así sus reales intenciones: perversas, egoístas. Si, “el veneno está en sus almas”.

Ojalá que las entidades afectadas con estas protervas donaciones, dispongan de registros de quienes las hicieron y se pueda develar las caras de estos desarraigados sociales asidos a la cultura de la sinrazón.

COMENTA CON EL AUTOR

editortungurahua@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Música sublime

| Auténticos ejemplares humanos de espléndida estirpe musical, viven y se desviven por hacer conocer la música auténtica, fuera de toda vulgaridad horrorosa ignorando la calidad de la interpretación.

Institucionalidad

| Agosto es un mes en el que las noticias pasan desapercibidas, la vida corre más lenta y nos dedicamos a procrastinar con gusto y sin culpa.

Obras son amores..

| Dice el refrán “Obras son amores, y no buenas razones” y significa que las buenas palabras deben ir siempre acompañadas de hechos porque si no se quedan simplemente en promesas.

Una revolución con precio

00:40 | | Según John Bolton, el asesor de seguridad del presidente Donald Trump, allegados a Nicolás Maduro han discutido con Estados Unidos su “salida” como presidente de Venezuela.

El peligro es que regresen

00:35 | | Son más diferencias que similitudes, pero se encendieron las alarmas en el Ecuador.

Ladrones a tiempo completo

00:30 | | Hay que comenzar a llamar las cosas por su nombre. Ladrones son quienes han desfalcado el Estado sin ningún pudor.

La corona, símbolo vacío

00:25 | | El cierre de reinados en algunas capitales de provincia, lleva a repensar y cuestionarse las tradiciones, como piezas de museo.

Chats que incendian

00:20 | | La comunicación telefónica entre jerarcas del correato, revelada por Fiscalía, reafirma las prácticas corruptas, enredos mafiosos y angustias por imponer la costumbre de convivir en impunidad.

¿Con qué plata?

00:15 | | Hay tres ámbitos fundamentales que no admiten negociación alguna: la salud, la educación y la información; pero, quizá por tratarse de la vida humana.

Actriz de Manuela Sáenz, homenajeada en Guayaquil

00:10 | | La serie Simón Bolívar narra la cotidianidad de su vida en la hacienda San Mateo (Venezuela), su matrimonio con María Teresa del Toro (Madrid).

Violencias

00:05 | | E. había salido a tomar unas cervezas. A la medianoche pidió un taxi, se bajó cerca de su casa y, un rato después, perdió el conocimiento. A la mañana siguiente.

COLUMNISTAS