La egolatría

SEP, 19, 2019 | 00:10 - Por Rodrigo Contero Peñafiel

Rodrigo Contero Peñafiel

Cuando los individuos se ubican primero, antes que la sociedad, cualquier regla o práctica social que limite la libertad de las personas puede ser cuestionada. Si una norma no protege a alguien de algún perjuicio, no pude ser justificada moralmente. Las reuniones masivas convocadas para el lucimiento personal no producen resultados positivos para la población.

En los países socialistas el “yo” de los autócratas los ubica como figuras nacionales haciendo que la sociedad se convierta en sirviente de ellos, en contraposición a las necesidades de las instituciones y los grupos que se ven subordinados a los requerimientos individuales. 

El enfoque liberal que fue baluarte en el mundo antiguo sucumbe cuando los derechos individuales se expanden, la cultura del consumo se generaliza y las sociedades reaccionan con horror y temor ante los males perpetrados por los imperios dictatoriales, fascistas y comunistas.

Todas las sociedades tienen la obligación de proteger a las personas ante los acontecimientos de la vida diaria. La moralidad de los individuos, grupos e instituciones son interdependientes y no existen líneas divisorias que los separe porque regula sus actuaciones. 

No se puede lastimar o tratar mal injustamente a nadie por pensar o actuar diferente como usualmente lo hacen o piensan los déspotas; ningún acto delictivo puede quedar oculto por más que lo intenten, con el paso del tiempo saldrán a la luz las irracionalidades cometidas en contra de las personas, instituciones y la sociedad.

En el país todavía se valora la honestidad y el respeto a las normas que rigen el convivir ciudadano, a pesar de que en ocasiones se pretende justificar las transgresiones por causas “elevadas” y sediciosas que nada tienen que ver con la justicia. Todos tenemos la obligación de ponernos en el lugar de las personas ofendidas para aprender a vivir civilizadamente, sin miedo ni temor a la venganza de quienes metieron la mano en la justicia.


rcontero@gmail.com

COMENTA CON EL AUTOR

rcontero@gmail.com

Más Noticias De Opinión

Paro nacional

| El desequilibrio financiero de la patria, herencia de una turba de bandoleros políticos de la década pasada.

Ecuador duele

| Ecuador duele, y ese dolor desafía. Duele por terco y altanero, por obstinado y virulento; tiene el impulso del volcán, pero la voluntad de una roca y aunque tenga el corazón hecho cascada su fuerza se vuelve bruma del páramo, viento informe.

No es racismo

| A propósito de las últimas manifestaciones por las medidas económicas que desataron la furia de los sectores del transporte e indígenas nos quedan algunas importantes lecciones, vivimos días de zozobra.

Evo, ¿el eterno?

00:40 | | Bolivia ha vivido en los últimos meses una intensa campaña electoral. Seguramente la más compleja de las últimas dos décadas.

La paz no se conquista a patadas

00:35 | | Quito sitiada. Como Siria, cualquier ciudad venezolana o Nueva York el 11 de septiembre del 2001 (con edificio destruido). Todo en 12 días de terror. Una violencia vandálica y una barbarie injustificada, nunca vistas en el país. 

¡Vándalos!

00:30 | | Vándalo es quien destruye, daña y fractura sin importar las consecuencias.

¿Quito herida y el paro?

00:25 | | Quito llora y reconstruye: “Dale limosna mujer que no hay en la vida nada como la pena de ser ciego en Granada”.

Rebelión y barbarie

00:20 | | La hecatombe de octubre 2019 representa, en la historia, 11 días violentos de fracaso y gloria para derogar el Decreto 883 que pretendía la eliminación de subsidios a los combustibles y subía en efecto los precios de los alimentos.

Impunidad vs paz

00:15 | | Sobre la impunidad no se construye la paz, como tampoco es posible hacer desaparecer la grieta por decreto presidencial.

Las debilidades

00:10 | | Los últimos acontecimientos: violentos, destructores, terroristas, nos hicieron recordar otros pero justos levantamientos indígenas en siglos antes del XX.

¡Habemus paz!

00:05 | | La Comisión de Derechos Humanos de la ONU apela contra el uso excesivo de la fuerza policial.

COLUMNISTAS