Crisis por el FMI

OCT, 22, 2019 | 00:10 - Por RODRIGO SANTILLAN PERALBO

Rodrigo Santillán Peralbo

La huelga nacional, movilizaciones y agresiones vandálicas, concluyeron el 14 de octubre con la derogatoria del Decreto 833, pero la crisis desatada por el Fondo Monetario Internacional y sus condicionalidades no ha terminado. La Conaie luchaba para poner fin a “las políticas económicas de muerte y miseria que genera el FMI y las políticas extractivistas que afectan a nuestros territorios.” 

Por ahora terminó el conflicto, pero las afectaciones y cicatrices tomarán tiempo para superarlas, pues hay personeros del Gobierno que, con renovado furor, agreden a quienes no coinciden con sus opiniones. La Ministra de Gobierno Paula Romo, expresaba que las redes sociales y otros medios difundían información falsa. 

Se preocupó de “la cobertura que hizo en vivo el canal público de Rusia de todo lo que estaba sucediendo en las calles”. “Llama la atención, reiteró, que la protesta haya sido transmitida en vivo por el canal público del Gobierno de Rusia” .

Fue una crítica sin conocimiento de la realidad. La Ministra ignora que el canal público de Rusia, desde hace diez años transmite en vivo y en castellano, los sucesos de América Latina y de otras partes del mundo. ¿Sabrá la Ministra de Gobierno que Telesur que, también, transmitía en vivo las marchas y protestas, desapareció de las pantallas el domingo 7 de octubre, y reapareció luego de que se terminaron?

Hay muchos asuntos que deberán resolverse. Los trabajadores organizados en el FUT y otros sectores sociales decidieron una huelga para terminar con las amenazas de reformas laborales propuestas por el FMI. Quedan el subdesarrollo, la crisis generadora de injusticias sociales y la subordinación a intereses geopolíticos imperiales que convirtió a Galápagos en “portaviones” y al país en patio trasero.


[email protected]
 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]