Secciones   /   Policial

Hombre muere al rodarse las gradas de su casa

NOV, 17, 2019 |

Angustia. El dolor era evidente entre los familiares mientras la Policía realizaba el levantamiento del cadáver.

La tarde del viernes, en la Cooperativa Chachoán en Quillán Bajo en Izamba, se llenó de tristeza cuando uno de los moradores de la zona falleció.

Los hechos se registraron a eso de las 17:45 cuando un hombre rodó las escaleras de su casa y producto del golpe perdió la vida.

Hecho

Pacífico Luisa de 77 años, empezó a sentirse un poco mareado por lo que junto a su esposa comenzó a subir las escaleras de su casa para dirigirse a su dormitorio y poder descansar.

Fue en ese momento en el que empezó a tomarse del pecho y al parecer sufrió un paro cardiaco, lo que lo desestabilizó y provocó que se rodara las gradas.

Pacífico caminaba del brazo junto a su esposa cuando ocurrió el percance, la mujer también habría rodado, sin embargo, la peor parte se la llevó el hombre que al caer al piso se golpeó fuertemente la cabeza.

Al ver lo ocurrido su esposa y uno de sus hijos pidieron ayuda al ECU 911 para que le salven la vida al hombre, pero a la llegada de personal especializado solamente confirmaron la muerte de Pacífico.

Trabajo policial

Hasta el lugar llegó personal de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestro de la Policía Nacional (Dinased) y Criminalística de Tungurahua que tomaron las versiones de los familiares del occiso, así como hicieron el levantamiento de los indicios de cómo ocurrieron las cosas.

Luego de contar con la autorización del Fiscal de turno se realizó el levantamiento del cadáver que fue trasladado hasta el Centro Forense en donde, luego de la necropsia de ley, se determinarán las causas exactas que hicieron que el adulto mayor pierda el equilibrio y caiga por las escaleras.

Dolor

Quienes conocieron a Pacífico comentaban que él era un hombre educado y amable, que siempre estaba dispuesto a ayudar.

“Jamás pensamos que algo así pudiera pasar, estamos muy apenados y nos solidarizamos con el dolor de su esposa y sus hijos que siempre han sido muy buenas personas”, dijo Dolores J., quien presenció el trabajo policial.

Mientras los uniformados colocaban el cuerpo del sujeto en el carro del Centro Forense el llanto de sus familiares hacían eco en la fría noche, y recordaban la bendición que había sido poder disfrutar de su compañía este tiempo y ahora no van a poder superar su partida. (NVP)