Arcsa recomienda no comprar pruebas rápidas por redes sociales

JUL, 06, 2020 | 11:13

Atención. La efectividad de las pruebas rápidas debe ser validada por un profesional de la salud.

Las pruebas rápidas se venden como golosinas, se las encuentra desde 12 dólares y no se sabe si serán o no efectivas”, dijo Francisco Silva quien trabaja en un laboratorio clínico.

Como el Tannia Jurado, titulada en bioquímica, menciona que esta libertad de vender pruebas rápidas, sin ningún tipo de control, permite que el pánico colectivo se masifique en la ciudad, además da pie a que personas que son portadoras del virus se queden tranquilas pensando que todo está bien al recibir un falso positivo.

Acciones

Desde la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa), se dio a conocer que ellos realizan controles permanentes para evitar estafas con productos que no sean realmente adecuados.

Bajo este precepto, en cumplimiento a lo dispuesto en el artículo 141 de la Ley Orgánica de Salud y de conformidad con lo establecido en la Normativa Sanitaria para Control de Dispositivos Médicos, de uso humano; y, a la Disposición General Primera de la Normativa Técnica Sanitaria para el Registro de Productos Autorizados para Uso de Emergencia Sanitaria, suspendió temporalmente el registro sanitario de COVID-19 IgM/IgG Antibody Test Kit (Colloidal Gold).

La institución recomienda no adquirir, ni comercializar dispositivos médicos o medicamentos por redes sociales, ya que no se puede constatar su origen y asegurar su calidad y eficacia.

También le recuerda a la ciudadanía que las pruebas rápidas para Covid-19 deben contar con Registro Sanitario otorgado por Arcsa y solo pueden ser utilizadas en laboratorios autorizados por la Agencia de Aseguramiento de la Calidad de los Servicios de Salud y Medicina Prepagada (Acess), ya que necesitan interpretación de un profesional de la salud. (NVP)

Más Noticias De Noticias Tungurahua

Detenido por ofertar puestos en instituciones públicas

Jueves, 31 de diciembre de 2020 | | Los hechos pasaron en abril de 2019, el implicado ofrecía puestos en el Ministerio de Educación y el Consejo de la Judicatura.