Mafias se refugian en la informalidad de las calles de Ambato

OCT, 26, 2020 |

Problemática. Varios enfrentamientos se han suscitado en los lugares conflictivos.

El incremento paulatino de la informalidad se evidencia en Ambato desde hace ya varios años, realidad que es común en varios rincones de la ciudad, pero se acentúa más en el casco central, lo cual exige la mirada de las autoridades.

En varias ocasiones la situación se torna más tensa de lo acostumbrado, sobre todo cuando vendedores informales, policías municipales y miembros de la Policía Nacional protagonizan agresiones, insultos y disturbios.


 

Realidad

Desde tempranas horas de la mañana, ahora todos los días, centenas de comerciantes informales se instalan con variedad de productos en calles ya establecidas, la Tomás Sevilla y la Juan Benigno Vela encabezan la lista de las más conflictivas en las cercanías del mercado Modelo, alrededor de la Plaza Primero de Mayo, entre otras, convirtiendo a la urbe en un mercado al aire libre.

Productos de primera necesidad o del agro, ropa, calzado, juguetes e incluso carnes, alimentos preparados, entre otros, se puede observar que se expenden libremente, lo cual causa congestión vehicular y lo más preocupante inseguridad.

La mercadería se exhibe en mostradores móviles, mesas de plásticos donde, además, ya cuentan con parasoles dando a entender que salieron para quedarse y que no habrá poder humano que logre retirarlos.

A pesar de que las autoridades buscan controlar este problema no hay resultados, ya que aseguran que detrás de esta venta informal existen verdaderas mafias que hacen de este negocio muy rentable.

 

Tome nota
Hasta antes de la emergencia sanitaria se concentraban entre 4 y 5 mil comerciantes informales, según datos de la Municipalidad.



Evidencias

Edita Ortega, del Circuito La Matriz de la Policía Nacional, manifestó que a través de operativos de control y registro a los ciudadanos que rondan por el sector se ha logrado decomisar armas blancas, además, de estiletes, desarmadores, limas de uñas y más artículos que son utilizados para amedrentar a las personas con el fin de asaltar o cometer delitos.

Según explicó la uniformada, el trabajo se articula luego de labores investigativas, ya que además se cuenta con personal policial permanente en estos sitios conflictivos que vestidos de civil recolectan información.

Un agente municipal de control explicó que en realidad el temor es constante en estos sitios conflictivos, donde a más de un uniformado han lesionado por solicitar que despejen el espacio público. “Ellos (los comerciantes informales) tienen guardaespaldas, están más organizados que nadie”, indicó.

Mónica S., comerciante informal, aseguró que lo único que quiere es seguir trabajando, ya que la venta de algún producto en las calles es el único sustento, pero también dijo que es verdad que hay sitios que ya tienen dueños, y que incluso les piden que paguen una cuota para seguir en esa calle o simplemente amedrentan a quienes se atrevan a acercarse.

Según registros de la Policía Nacional en el sector del mercado Modelo incluso se ha detectado que en medio de los comerciantes ambulantes existe venta de sustancias ilícitas, dando a conocer que están siendo identificados como los ‘polleros’.


 

Autoridad

Para Patricio Carrasco, director ejecutivo del Consejo Municipal de Seguridad Ciudadana de Ambato (Comseca), es evidente que existen muchas personas que se escudan en el informalismo cuando en realidad son “verdaderos delincuentes”, lo cual se ha registrado incluso en grabaciones de video, además, en un operativo realizado por esta dirección se encontró entre carne animal 26 fundas de droga. “Es decir no es informalidad, sino personas que llegan a cometer delitos, por lo que los ciudadanos no quieren y no van a retirarse de esos lugares porque de alguna manera han constituido su trabajo ilegal”, aseguró. (FCT)

Más Noticias De Noticias Tungurahua

Detenido por ofertar puestos en instituciones públicas

Jueves, 31 de diciembre de 2020 | | Los hechos pasaron en abril de 2019, el implicado ofrecía puestos en el Ministerio de Educación y el Consejo de la Judicatura.