En Zamora Chinchipe se celebra una fiesta en honor a la Madre Tierra

ABR, 27, 2018 | 03:00

Festejo. Una gran fiesta de alegría se vivió en el pregón de la Pachamama Raymi.

En esta provincia se rinde homenaje a la tierra compartiendo las frutas que en ella se producen.

Ayer, con un pregón cultural, arrancó uno de los eventos más grandes del Sur del Ecuador, y que además es en agradecimiento al planeta por los alimentos que le brinda al ser humano para poder vivir. Se trata de la Pachamama Raymi.

Una verdadera fiesta de alegría se pudo observar ayer en las principales calles de Zamora. Varios ciudadanos se apostaron en las veredas para disfrutar de los carros alegóricos que sorprendían por la forma en la que iban adornados; en ellos abundaban los plátanos, naranjas, mandarinas, zapotes, cacao, caña, y otros productos propios de los nueve cantones de esta provincia.

Además, durante el recorrido de la caravana, entre risas y agradecimientos, se iba compartiendo con las personas todas las frutas que “vestían a los vehículos”.

“Esta fiesta es en agradecimiento a la vida”, mencionó el prefecto de Zamora Chinchipe, Salvador Quishpe, mientras compartía con los presentes una copa de jugo de caña.

También la energía del pueblo afro se hizo presente con bailes que ellos acompañaban con el bombo y las maracas. Y el pueblo Saraguro que es otra de las culturas que conviven en esta zona era representada con sus trajes típicos.

El prefecto también dijo que otro de los propósitos de la fiesta es “poner en vitrina los chocolates, los licores, las cascadas, las orquídeas, y la riqueza cultural de los hermanos Shuar y Saraguro”.

De su parte el coordinador Zonal 7 del Ministerio de Turismo, Fabián Altamirano, expresó que la Pachamama Raymi es una oportunidad para desarrollar el turismo. “No hay que dejarlo de hacer porque ya se empieza a consolidar un proceso turístico”, resaltó. (MJE)

Tome nota

Mañana culminan las fiestas de la Pachamama Raymi.

El dato

Todos los eventos se desarrollarán en el complejo turístico Santa Elena.