Altos niveles de agresividad

MAY, 21, 2019 | 00:10 - Por SALVATORE FOTI

Salvatore Foti 

La muerte de Julio Cesar Trujillo evidenció el alto nivel de agresividad que se vive en el país. Ni a la muerte se le respeta en las redes sociales. Tuve el disgusto de leer ataques e injurias inauditas inclusive antes de su defunción. Mal gusto y a menudo verdaderas dosis de maldad que deben hacernos reflexionar, pues estamos sentados sobre una bomba de relojería que tarde o temprano va a explotar.

Otro indicio de la violencia que vive el país es la agresión sufrida por Vinicio Alvarado, alto funcionario de Rafael Correa, quien fue golpeado e insultado públicamente. La prensa también ha tenido lo suyo, pues se han cerrado medios y castigados o demandados a otros que, supuestamente, atentaron contra la honra de una que otra institución pública. Hay niveles muy altos de testosterona, pero muy bajos en neuronas.

A los periodistas ya se los tacha de correístas o anticorreístas. Parecería que nadie puede dejar de ser considerado “enemigo” político. No hay dialogo; hay intolerancia. No hay política pública, para el pueblo hay humo y circo. No hay objetividad, se van perdiendo irremediablemente los matices de izquierda y derecha. Todo y todos son o correístas  o anticorreístas. ¡Qué barbaridad! 

A esto se ha reducido la vida política del país, que es absolutamente autorreferencial y cínica. Algunos han llegado a fomentar la agresividad. Saber que empezaremos un nuevo ciclo, con nueva presidencia y nuevas comisiones en la Asamblea Nacional, deberían hacernos reflexionar sobre cuán frágil es la estabilidad política de la cual aparentemente gozamos.

Hay que empezar a poner más atención a los verdaderos problemas de la población, que necesita trabajo y estabilidad económica. Se prefiere perseguir fines muy egoístas que, más temprano que tarde, podrían llevarnos a confrontaciones como las que se están dando en otros países. 

Seguir recurriendo a la justicia para que abra investigaciones a nuestro antojo, tampoco contribuye a la tranquilidad ciudadana y menos a instrumentalizar y capitalizar a las grandes figuras que hoy no  nos acompañan. Se está inaugurando   una espiral de violencia y caos, pero nadie parece darse cuenta.


sfoti@usfq.edu.ec
 

COMENTA CON EL AUTOR

sfoti@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Las amenazas de Trump

00:40 | | El presidente, Donald Trump, hace lucir cada vez más borrosa la línea que hay entre la seguridad nacional y la seguridad económica de Estados Unidos.

¿Qué más hace falta?

00:35 | | Los noticieros refieren a diario los hallazgos de la corrupción en la década del terror.

‘Manos limpias’

00:30 | | Fueron cuatro campañas bajo la misma razón social: Alianza PAIS. Si más tarde entraron en guerra civil, en nada altera las responsabilidades.

Después de la algarabía

00:25 | | En medio del escándalo, robo, injusticia, violencia, llegó la algarabía al país. Deportistas  ecuatorianos provocaron una pirotecnia de sentimientos con abundantes lágrimas, abrazos y besos  y por supuesto, homenajes. 

Pecados, al cura Tuárez

00:20 | | Del nefasto correato opresivo arrastramos el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social.

Mis derechos

00:15 | | En democracia, los derechos de las personas son, ineludiblemente, iguales.

Deporte 10, Política 0

00:10 | | Richard Carapaz, Glenda Morejón, Frixon Chila, Katherine Chillambo, los seleccionados de fútbol sub 20, ajedrecistas, nadadores, bicicrocistas, en fin, un sin número de deportistas hacen lo que los políticos no han podido jamás.

Cárceles

00:05 | | No hay semana que no sucedan matanzas, fugas, balaceras, refriegas o amotinamientos en las cárceles del país.