Escenario

JUL, 10, 2020 | 00:04 - Por EDUARDO F NARANJO C

Abiertos los ojos y la boca más de lo normal, convertidos en observadores de una sociedad mediatizada por la que resbalan diariamente engaños de todo orden, que dan a pensar que hemos evolucionado en el sentido equivocado, si se toma en cuenta los orígenes de la civilización occidental, que fueron perfilados en la cuenca de aguas mediterráneas, donde el pensamiento griego  fundamentó el análisis racional, que lamentablemente se fue distorsionando con el poder imperial y militar de los romanos y que luego mezclado con las creencias religiosas continuo distorsionando o eliminando muchos avances del pensamiento griego, dejándonos a merced de una intuición distorsionada del mundo.

Aquí estamos como testigos de una sociedad convulsa y desorientada a la que se le han sumado variables bilógicas que, se supone son efectos del exceso de población y el enorme maltrato a la tierra por la raza humana y sin visualizar un horizonte cercano claro y más bien con temores de posibles conflictos económicos y potencialmente bélicos.

Alrededor de 25 siglos de civilización, en los que después de muchas guerras y sangre, parecíamos avanzar hacia una sociedad justa y racional, hay sabor de una percepción equivocada, la evidencian los hechos diarios que enfrenta el planeta en casi la totalidad de países, donde la verdad no existe y la mentira se presenta como verdad, no se ven líderes que puedan llevar adelante la supervivencia de la especie, haciendo pensar que nuestra evolución tiene fallas marcadas por un signo de autodestrucción.

La gobernanza mundial se debate entre falsarios y déspotas que nos alejan del modelo de democracia sustentable y cierta que alcance la armonía para esta humanidad desesperada, al menos hay escasas excepciones femeninas.

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]