Noticias   /   País

Penitenciaría: militares firmes en los exteriores

JUN, 04, 2019 |

Registro. Uniformados revisan en el ingreso de la Penitenciaría. (Archivo)

Redacción GUAYAQUIL

Militares tomaron el control en los exteriores de la Penitenciaría del Litoral, que registra 8 prisioneros asesinados en las tres últimas semanas.

Los uniformaron estuvieron a cargo del primer filtro de seguridad, verificando documentos de los guías penitenciarios y de quienes están  a cargo de los  trámites judiciales. Las visitas a los reos fueron suspendidas.

Guillermo Ortega, jefe del personal militar, señaló: “Estamos realizando un control estricto al ingreso, sea civil, militar o policial, sean guías penitenciarios, inclusive, todo vehículo que entre o salga del recinto”. Agregó que esta función se mantendrá de forma indefinida.

Familiares de los detenidos llegaron hasta el complejo carcelario para verificar la situación. Ellos respaldaron la presencia militar y exigieron que se analice el accionar de los guías durante al ingreso de visitas.

 
Reubicación

Tras los incidentes que dejaron seis reos fallecidos el pasado jueves, se conoció que  cerca de 90 internos,  en su mayoría los más conflictivos, fueron reubicados en otros pabellones e inclusive enviados a diferentes Centros de Rehabilitación Social, bajo la supervisión de miembros del  Grupo de Operaciones Especiales de la Policía (GOE). En la Penitenciaría se realizaron requisas donde se decomisaron “varias sustancias y objetos que ponen en peligro la propia integridad de los recluidos”, según un informe de la Fiscalía.   Ayer se esperaba que el nuevo director de Penitenciaría del Litoral, Héctor Reyna, sea posesionado.
 

Nueva cabeza
Después de que Ernesto Pazmiño dejó la dirección del Servicio Nacional de Atención a Adultos Privados de la Libertad y Adolescentes Infractores (SNAI), el viernes anterior, la tarde de ayer se conoció que Edmundo Enrique Ricardo Moncayo Juaneda será el nuevo director general del Servicio.

EL DATO
El Estado de Excepción rige desde el 16 de mayo. 
Durante la mañana de ayer, la ausencia de una respuesta ya generaba cierta incertidumbre en distintos sectores, como el de los exguías penitenciarios.

Justamente, una delegación de los exfuncionarios acudió a la Plaza Grande, en Quito, para expresar su inconformidad y presentar nuevamente la propuesta de reintegrarse al control de las cárceles.

La semana anterior ellos fueron recibidos por el director de Rehabilitación Social del SNAI, Julio Ballesteros, a nombre de Pazmiño. Ahora, su preocupación retorna tras la renuncia.

Álex Gavilánez, uno de los voceros de los exguías, comentó que no los han tomado en cuenta, a pesar de que las últimas semanas han acudido a diferentes instancias del Gobierno.

 Su pedido es que se revisen los expedientes de las personas que fueron separadas de los centros carcelarios de forma aparentemente arbitraria, y que ocupen los 500 puestos disponibles, hasta fin de año.
 

Acción
Los exguías llevaron un documento a la Presidencia, por segunda vez, para solicitar a Moreno que se consideren sus casos, no solo por la urgencia de las contrataciones, sino porque cuentan con la experiencia. Según los lineamientos que se emitieron para contrarrestar la crisis, se realizará un concurso público para los nuevos guías.

2.600
policías son parte del contingente para pacificar cárceles.
Al respecto, Gavilánez y su compañero Johnny Cadena coinciden en que los criterios que se siguen emitiendo son “antitécnicos”, pues la ministra del Interior, María Paula Romo, ha hablado de tomar en cuenta a quienes postularon y no calificaron para la Policía.  

Voceros del SNAI aclararon que la presencia policial en las regionales de Guayaquil, Latacunga, Cuenca y Portoviejo no es administrativa. Por su parte, en un comunicado la Presidencia agradeció a Pazmiño por su gestión, tras aceptar su renuncia. (JCL/PCV)    

Más Noticias De País

Luisa Valverde: Del alcoholismo a la lucha olímpica

Sábado, 30 de enero de 2021 | | Alcohólica entre los 11 y 14 años, la ecuatoriana Luisa Valverde, de 30 años, aspira clasificarse a los Juegos Olímpicos de Tokio en lucha olímpica y dar ejemplo a los más jóvenes para que se aparten d